MUNICIPIO DE QUERÉTARO
 
 
 


 

 
Página patrocinada por:
 
 
 

MUNICIPIO DE QUERÉTARO

Las primeras incursiones españolas en suelo queretano ocurren entre 1526 y 1529. Fueron a través de Huimilpan y La Cañada, con enviados de la encomienda de Acámbaro, a cargo de Hernán Pérez de Bocanegra. Posteriormente vinieron algunos Franciscanos de las custodias de San Luis de la Paz primero, y posteriormente de Apaseo. El primer nombre que se conserva de algún Franciscano es el de fray Alonso Rengel y, ya viudo y ordenado sacerdote secular, el licenciado Juan Sánchez de Alaniz.
La etnia Otomí (Nhäñhú) forma parte de los grupos indígenas de esta región, que además ha sobrevivido hasta nuestros días. Estaba organizada en grupos de familias emparentadas y establecidas en un territorio delimitado. Sus integrantes construían sus habitaciones de adobe, junto con otros elementos de la región. Las mujeres vestían el huipil y la enagua, y los hombres usaban taparrabo y ayate. Los hombres usaban desde jóvenes el pelo largo pero a los niños los rapaban, permitiendo a las mujeres el uso del pelo largo pero cortado en la frente. Se dedicaban al cultivo de la tierra y aún cuando estaban preparados para la guerra, no vivían para ella. Eran profundamente religiosos y practicaban rituales complejos con un calendario tan amplio que duraba todo el año.

 
 

Plaza de Armas.

La Plaza de Armas es la más importante de la ciudad y tiene una larga historia por contarse. La imagen muestra en primer plano la fuente colonial que tiene en su pedestal central la estatua del Marqués de la Villa del Villar del Aguila, benefactor de la ciudad y constructor del Acueducto. Esta plaza es considerada entre los más bellos ejemplares de siglo XVII, que aún existen en Hipanoamérica. Fue conocida también como Plaza de Arriba y Plaza de la Independencia, se encuentra rodeada de bellas casonas y portales.

 
 

Palacio de la Corregidora

Palacio de Gobierno, conocido usualmente como Casa de la Corregidora, construido en el siglo XVIII, fue primera Casa Real y Cárcel, actualmente es considerado importante símbolo de nuestra Independencia. La historia relata que la Corregidora de Querétaro, Doña Josefa Ortiz de Domínguez, como un último recurso pudo dar aviso al capitán Ignacio Allende, cuando se enteró que la conspiración había sido descubierta. Se dice que Doña Josefa se comunicó con el sotaalcalde de la cárcel,. golpeando la pared de su cuarto que colindaba con sus habitaciones. Don Ignacio Pérez salió de la cárcel y acudió a su llamado, pero en virtud de encontrarse cerrada la puerta del gran zaguán, fue a través de la cerradura que pudo recibir el angustioso mensaje verbal que le dio la Corregidora. Finalmente fue Don Ignacio Pérez quién puso sobre aviso a los Insurgentes y el Grito de Dolores fue proclamado por Don Miguel Hidalgo y Costilla, el 16 de septiembre de 1810.
P

 
 

Monumento a la Corregidora Josefa Ortiz de Domínguez

En la Plaza de la Corregidora, se encuentra el monumento construido para celebrar el primer Centenario de la Independencia, que fue inaugurado el 13 de septiembre de 1910. El autor del proyecto fue el Ing. Carlos Noriega, que lo ejecutó por encargo del entonces presidente Don Porfirio Díaz, dando lugar a uno de los conjuntos escultóricos más bellos y equilibrados de nuestro país. La bella estatua en bronce de la Corregidora, el esclavo, los bajorelieves y las cuatro águilas fueron fundidas en Alemania. La Corregidora empuña en lo alto de su brazo derecho, la antorcha de la libertad y el esclavo que se encuentra al frente en el basamento, voltea hacia arriba para observarla. Las cuatro excepcionales águilas, una en cada esquina, que descansan sobre los cañones y las banderas, son los elementos preferidos de los chicos y fondo de la mayoría de las fotos de recuerdo. Aparte de la placa conmemorativa, se encuentran tres bajorrelieves en los costados del pedestal; en uno de ellos aparece el cura Miguel Hidalgo y Costilla proclamando la Independencia, en el otro se encuentra Ignacio Pérez en su apresurada carrera con rumbo a Dolores y en el restante la simbólica cerradura de la puerta, por donde la Corregidora envió su angustioso mensaje a los conspiradores de 1810. Este sitio fue originalmente parte de la huerta del templo de San Antonio, para después convertirse en mercado, encontrándose en la esquina la Fuente de Neptuno que construyó el notable escultor Francisco Eduardo Tresguerras, misma que fue trasladada y hoy se encuentra en la esquina del Templo de Santa Clara, que forman Allende y Madero.

 
 

Auditorio Josefa Ortíz de Domínguez

Obra realizada por el gobierno del Estado de Querétaro, en la época de los ochentas, durante la gestión administrativa del C. Gobernador del Estado, Don Rafael Camacho Guzmán, en su afán de proporcionarle a la ciudad de Santiago de Querétaro un mejor nivel en todos los aspectos que en la presente investigación se mencionan. Dichas necesidades se aprecian claramente en la sociedad queretana de los años ochentas, que ante la necesidad de contar con un inmueble que ayudara a tener la oportunidad de realizar distintos eventos y espectáculos dignos de esta ciudad; se dispone a la construcción de un auditorio que albergara estos magnos acontecimientos, ya que los existentes hasta ese entonces no era capaz de atender a gran parte de la sociedad.

 
 

Casa de Don Bartolo

Excelente construcción del siglo XVII, se dice fue de Don Bartolo Sardanetta, quién pactó con el diablo y dio origen a una conocida leyenda queretana. Se encuentra sobre la calle de Pasteur, muy cerca de la Plaza de Armas y actualmente es utilizada por una dependencia oficial...

 
 

Jardín Guerrero
Originalmente este predio formó parte del Convento de Santa Clara, entre 1920 y 1923 se convirtió en jardin y se construyó una estatua de Don Vicente Guerrero, razón del nombre que ostenta.

 
 

Jardín Zenea

Originalmente fue parte del atrio del Templo de San Francisco, en el siglo XVIII se le conoció como Plaza del Recreo o Plaza de Abajo, pero fue a partir de 1874 que el gobernador del estado, Benito Santos Zenea, le dio la forma, trazo y tamaño que ahora luce. La fuente que existe en su centro, substituyó a una que originalmente fue dedicada al dios Neptuno y que se dice fue utilizada en 1867 para fabricar cañones durante el sitio de a ciudad. En 1871 don Carlos María Rubio en su propia fábrica El Hércules fundió la estatua de la diosa Hebes que hoy luce. El kiosko corresponde a la época porfiriana, razón por la cual no se pudo construir al centro de la plaza. Esta plaza llevó el nombre del General Alvaro Obregón después de la Revolución, pero fue en épocas recientes que se le dio su nombre actual, Jardín Zenea, en honor al gobernador que la construyó en 1871.

 
 

Teatro de la República

Edificio de estilo neoclásico que se inauguró el 2 de mayo de  1852 con el nombre de Teatro Iturbide. Este sitio que guarda entre sus muros el recuerdo de muy importantes momentos de nuestra historia, se comenzó a construir en el año de 1845 con fondos aportados por particulares y bajo la dirección del arquitecto Camilo San Germán, quién proyectó el edificio con singular acierto. Por problemas financieros, recibió después una importante aportación de la Junta Vergara, para poder ser terminado. En él se reunió el Consejo de Guerra que en 1867 sentenció con la pena de muerte  al emperador Maximiliano y a los generales imperialistas Miguel Miramón y Tomás Mejía. Muchos años después en 1917 sirvió como sede principal de las discusiones que realizó el Congreso Constituyente para aprobar y promulgar la Constitución que hoy nos rige. El 5 de febrero de 1917 fue oficialmente promulgado dicho documento rector y dio motivo a que el recinto cambiase su nombre a Teatro de la República.

 
 

REGRESAR

 


 

 
 
       
     
     
   
 
Copyright © 2002 MyM Electroconstrucciones, S.A de C.V.. Todos los derechos reservados.
Las marcas de fábrica AQUÍ mencionadas son propiedad registrada de los correspondientes anunciantes.
El uso de este sitio implica la aceptación de las Normas y condiciones de uso .
Eres el visitante :
desde Sept. de 2011:
194